Hoy oramos por:


Hoy oramos:

Dando GRACIAS a DIOS.

Por lo bueno que es Él y su máxima muestra de Amor a través de la Salvación que nos da en Su Hijo, porque nos da la oportunidad de conocerlo a través de la Fe y por la gloriosa Esperanza que tenemos de su próxima y gloriosa venida.

27 mayo 2011

Graduación

Éste fin de semana es muy especial, ya que es la Graduación de la Universidad donde doy clases. Poco a poco van llegado los padres de los graduandos. Hay encuentros, abrazos, suspiros...

Los jóvenes se ven radiantes con su toga y birrete: sus sonrisas, sus sueños, sus ganas de comerse el mundo, un mundo muy diferente al que han vivido hasta ahora en su papel de estudiantes.


Los padres, orgullosos, verán a sus hijos pasar por el pasillo y se sentirán satisfechos de haber cumplido su misión de darles la mejor herencia: una carrera universitaria.

Pero ésta Universidad no es como las otras, no, aquí es muy diferente. Es una Universidad Cristiana, una
institución creada para preparar a los jóvenes no solo académicamente sino espiritualmente, una institución cuya misión va más allá de ésta vida: está enfocada para la Eternidad.

Cuando un estudiante llega aquí nunca se va igual que como llegó. Las experiencias en su salón de clases, con sus compañeros y maestros, en la iglesia, los dormitorios, los clubes y agrupaciones, los marcan de por vida.

Es verdad que existen retos, principalmente económicos, además no es fácil estar lejos de la familia, por eso la Graduación tiene un significado aún mas amplio que el sólo haber completado un programa educativo, significa haber vivido por fe.

Cada graduación es una testificación de que Dios provee. En muchos jóvenes y padres aparecerán lágrimas al ver un sueño cumplido, una oración contestada.

En éste año escolar tuve la oportunidad de dar clases a un grupo de estudiantes de Preparatoria. Al comenzar cada clase teníamos una pequeña reflexión y al momento de comentar, mis alumnos me hacían preguntas sobre sus dudas e inquietudes, al principio un poco indiferentes e incluso rebeldes hacia las normas de conducta y hacia el aspecto espiritual que se trataba de enfatizar. Pero Dios me dio la oportunidad de ver un milagro. Pronto llegó la Semana de Énfasis Espiritual comúnmente llamada Semana de Oración, en ella se invita a un orador especial que imparte temas en el Templo dos veces al día, por la mañana y por la tarde. Mis alumnos asistieron, unos porque era su obligación por su condición de alumnos internos y otros por decisión propia. No importa el motivo de su asistencia, lo importante es que ahí estuvieron y sus vidas cambiaron. Una de mis alumnas en esa semana decidió bautizarse, hubo en ella un cambio muy notorio, su actitud hacia Dios cambió por completo, los demás alumnos tampoco fueron los mismos, no cabe duda que esa semana se encontraron con Jesús.

Pero eso no fue todo, siguió otro semestre, otra Semana de Oración, reflexiones diarias en cada clase, devocionales mañana y tarde en los dormitorios, cultos y programas en la Iglesia, actividades con los clubes, prácticas de coros. Y mis alumnos terminaron el año escolar seguros de una cosa, su vida nunca volvería a ser igual después de haber estudiado aquí.

Ellos van a graduar, tal vez sigan sus estudios en otra parte, pero el último día de clases platicando con ellos les dije: ustedes están aquí por una razón, Dios los eligió desde antes que sus padres escogieran ésta escuela de entre tantas otras. Todo este tiempo el Señor les ha mostrado Su voluntad para sus vidas, no tienen excusa, al contrario, tienen una gran responsabilidad de ser luz para otros donde quiera que estén. Den testimonio de su encuentro con Jesús.

Hoy es día de Graduación, qué felicidad será verlos marchar éste viernes en el Culto de Acción de Gracias y que satisfacción será verlos recibir sus diplomas el Sábado por la noche, pero no puedo imaginar el gozo que habrá en el Cielo cuando Dios y sus ángeles vean a éste ejército de jóvenes dispuestos a salir al mundo a transformarlo como fieles testigos de Su amor.

Espero de todo corazón que muchos jóvenes más puedan tener las experiencias que sólo en una Institución Educativa Cristiana pueden tener. Yo también soy producto de una de ellas y agradezco a Dios por haber puesto en mi madre el deseo, la convicción, la fe y los recursos económicos para enviarme allí. Mi vida no fue la misma a partir de ese momento.

FELICIDADES  a los Graduandos de:
Universidad de Navojoa
Universidad de Montemorelos
Universidad de Linda Vista

Universidades Adventistas en México

1 comentario:

sofia martínez dijo...

¡Qué lindo! Se siente súper bonito cuando tú o alguien más logra culminar una etapa más en sus estudios. La graduación es la onda y los pensamientos que te dedican tus familiares o amigos son reconfortantes.