Hoy oramos por:


Hoy oramos:

Dando GRACIAS a DIOS.

Por lo bueno que es Él y su máxima muestra de Amor a través de la Salvación que nos da en Su Hijo, porque nos da la oportunidad de conocerlo a través de la Fe y por la gloriosa Esperanza que tenemos de su próxima y gloriosa venida.

20 mayo 2011

Los Primeros Pasos -Finanzas Prácticas-

He de confesar algo, aunque soy Contadora y he administrado negocios, no siempre tuve un sistema financiero para administrar mi hogar. Durante los primeros años de matrimonio nuestro control de los gastos fue revisando el saldo del banco, mientras hubiera dinero en la cuenta podíamos gastar tratando de llegar a fin de mes con apenas lo necesario. Como mis hijos eran muy pequeños yo no tenía tiempo suficiente para ocuparme del aspecto financiero de la familia.


Pero llegó el momento en el cual supe que no podíamos continuar de esa manera, principalmente sabía que yo estaba siendo muy negligente pues ¡cómo era posible que una Administradora no estuviera administrando su propio hogar!

Entonces me decidí y comencé a hacerme cargo de la situación.

A continuación te voy a mencionar algunos pasos prácticos que me han sido muy útiles:

  1. Primeramente necesitas saber cuáles son tus ingresos. Eso es fácil si recibes un sueldo fijo, ya sea semanal, quincenal o mensual. Pero si recibes ingresos de tu negocio o trabajos esporádicos, necesitas anotar los ingresos diariamente y sacar un promedio mensual.
  2. También es necesario que conozcas cuáles son tus gastos. Para eso es necesario que guardes todos los tikets de tus gastos y anotes aquellas compras por las que no recibiste un comprobante, esto lo debes hacer por un mes por lo menos para que sepas en qué estás gastando. Aquí debes separar los gastos en fijos y  variables. Los gastos fijos son aquellos que son siempre los mismos cada mes y los gastos variables son aquellos que varían de un mes a otro.
  3. Ahora debes comparar los ingresos con los gastos, posiblemente te lleves una sorpresa. Si tus ingresos son mayores a tus gastos, la implementación de un presupuesto te puede ayudar a maximizar tus ingresos. Pero si tus gastos sobrepasan tus ingresos, necesitas urgentemente implementar un control presupuestal.
  4. Tu responsabilidad con Dios. Esta parte es muy importante y tal vez la que menos o nunca se menciona, si no cumplimos con ella nuestro plan financiero estará incompleto. En primer lugar debemos regresar el Diezmo (10% de nuestro ingreso bruto, es decir, antes de impuestos) y establecer un porcentaje mensual fijo de Ofrenda, nosotros damos otro 10%.
  5. Elaborar tu presupuesto. Lo más difícil de un control presupuestal es ajustarse a él. No es imposible, tal vez te sea difícil seguirlo al principio pero después te vas a acostumbrar. Un presupuesto varía de acuerdo a las características de cada familia, pero para comenzar te voy a dar una sugerencia general
  • Vivienda (renta o pagos por la compra de casa): No más del 38% del ingreso neto. (Ingreso Neto: lo que te queda después de impuestos, diezmos y ofrendas).
  • Alimentos o Despensa: 15% del ingreso neto.
  • Automóvil: No más del 15% del ingreso neto.
  • Pago mensual de deudas (tarjetas de crédito, otras deudas): 5% del ingreso neto.
  • Seguros: 5% del ingreso neto.
  • Recreación y entretenimiento: 4% del ingreso neto.
  • Vestimenta: 4% del ingreso neto.
  • Gastos médicos y dentales: 5% del ingreso neto.
  • Ahorros: Por lo menos 5% del ingreso neto. Nosotros tenemos dos ahorros, cada uno del 10%, de uno podemos disponer cuando se necesita y el otro lo ahorramos para el retiro.
  • Gastos diversos: 4% del ingreso neto.

El presupuesto se sugiere sea mensual pero puedes hacerlo quincenal también, en tal caso debes considerar los gastos para ése periodo.

No tienes necesariamente que gastar el dinero presupuestado en un renglón en cada mes, si no lo ocupaste en ese mes te servirá de ahorro para cuando lo necesites. Por ejemplo puedes ahorrar el dinero de varios meses para comprar ropa en temporada de ofertas, o ahorrar el dinero para recreación de todo un año para salir de vacaciones.

Un presupuesto debe ser flexible y no te aflijas si en ocasiones no lo puedes llevar a cabo al pie de la letra, intenta el siguiente mes y cada vez se te hará más fácil ajustarte a él.

Espero te sirvan estos consejos prácticos, a mí me han funcionado muy bien, ya tengo seis años haciéndolo y he visto maravillas por parte de nuestro Dios. Porque cada mes me ha dado la oportunidad de ver verdaderos milagros.

Esto también es VIVIR LA FE....

Feliz día...

No hay comentarios: