Hoy oramos por:


Hoy oramos:

Dando GRACIAS a DIOS.

Por lo bueno que es Él y su máxima muestra de Amor a través de la Salvación que nos da en Su Hijo, porque nos da la oportunidad de conocerlo a través de la Fe y por la gloriosa Esperanza que tenemos de su próxima y gloriosa venida.

12 junio 2011

Los Milagros Sí existen

Los milagros sí existen pero no se realizan a nuestra manera ni a nuestro gusto, el tiempo, la forma y el momento sólo Dios lo determina. 

¿Qué es un milagro? El diccionario lo define como un suceso inexplicable, extraordinario o maravilloso que se atribuye a intervención divina.

De acuerdo a ésta definición, estoy segura que todos nosotros hemos podido ver milagros, desde la forma
 tan maravillosa e inexplicable que inicia una vida en el seno de una madre y cómo se va formando cada órgano y cada tejido tan exacta y perfectamente, hasta algo tan sencillo como encontrar las llaves que buscamos una y otra vez en el mismo lugar en que las encontramos después de pedir a Dios para hallarlas.

Unos le llaman suerte, otros tratan de explicarlos científicamente, pero la verdad es que un milagro es un milagro y sólo basta la Fe para comprender lo inexplicable.

Mi familia y yo hemos sido testigos de mucho milagros, pero el más grande que hemos experimentado nos ha dejado grandes lecciones y ha confirmado y aumentado nuestra Fe.

Todo comenzó hace 4 años cuando a mi hermana le dieron la noticia de que su bebé, aún en gestación, venía con un problema grave, por primera vez escuchamos los términos Mielomeningocele y Espina Bífida, las expectativas eran tan sombrías que una de las opciones en esos casos es ponerle fin al embarazo. Fue una noticia devastadora para ella y su esposo y para toda nuestra familia.

A partir de ese momento comenzamos a orar nuestra familia, amigos y miembros de nuestra iglesia alrededor del mundo pidiendo que todo saliera bien y que lo que los Médicos habían pronosticado no se cumpliera.

Estoy segura que para cada uno de quienes empezamos ese día a orar y hasta ahora, después de 4 años, nuestro concepto de Fe ha cambiado, porque lo que acontecería en todo éste tiempo es un verdadero milagro.

Me llevaría mucho tiempo explicar exactamente todo lo que aconteció, todo lo que viví, todo lo que aprendí, pero quisiera resaltar lo que considero escencial.

El embarazo de mi hermana llegó a término sin más complicaciones, pero con la expectativa de cómo estaba la bebé en realidad.

Nosotros pedíamos a Dios que un milagro hiciera que la bebé no tuviera ninguna lesión y que al ella nacer pudiéramos decir ¡milagro! la niña está sana. Pero la bebé nació con el defecto de nacimiento, no obstante la lesión no era tan grave como pudo ser.
No era el milagro que esperábamos, pero aún así no perdimos la fe, al contrario nos eferramos más a ella.

Primera lección: La mayoría de los milagros no son espectaculares.

La niña fue atendida en el Seguro Social (IMSS) pensando que ahí recibiría la atención adecuada debido a los Médicos Especialistas que allí trabajan, luego nos daríamos cuenta que hubiera sido mejor llevarla a un Hospital particular, pero Dios tenía otra lección que darnos. La bebé estuvo internada un poco más de 2 meses y desde el primer día nos organizamos toda la familia para tomar turnos para estar con ella. Toda la familia y algunos amigos nos unimos más que nunca a partir de entonces, ese fue un pequeño milagro.

Ahí conocimos otros niños con el mismo problema, fue realmente una experiencia muy dolorosa ver la condición de muchos de ellos y de sus familias, madres que día y noche estaban con su bebé sin saber por cuánto tiempo seguirían ahí. Ver la indiferencia de Médicos y Enfermeras y sobre todo la impotencia de esas madres. Pero ahí tuviemos la oportunidad de hablarles del amor de Dios y aunque nosotros no nos dábamos cuenta, esas personas veían cómo nosotros cantábamos y orábamos con la bebé y pedían que oráramos por sus bebés también.

Segunda lección: Mientras esperamos el milagro debemos compartir nuestra Fe.

A las semanas operaron a la niña y aparentemente todo había salido bien, así que pudo ir por primera vez a casa, todos estábamos felices por ello, pero después de unos días tuvo que regresar al Hospital, la lesión después de la cirugía, había ocasionado Hidrocefalia. Un golpe más para todos y muchas semanas más internada. No podíamos comprender la razón, ¿a caso no pedíamos un milagro? Pasaron más semanas debido a los procedimientos que emplea el Seguro hasta que la niña pudo salir una vez que se le realizó la cirugía y se le colocó la válvula. A los meses la válvula dejó de funcionar y ahora era necesaria otra cirugía, esta vez se hizo en un Hospital particular, por supuesto era costoso pero la experiencia en el Seguro no fue nada grata como para volver ahí. Así que de nuevo entró a cirugía. Mientras tanto familiares, amigos y miembros de nuestra iglesia seguían orando por ella. A partir de entonces no ha tenido problemas con la válvula y los Médicos que la han tratado dicen que no pueden creer lo bien que ella se encuentra porque la mayoría de los niños que estaban hospitalizados en ese tiempo desgraciadamente murieron.

Tercera lección: Dios hace milagros, pero su tiempo no es el nuestro.

Ahora era el momento de ver por terapias para ayudarla a caminar, encontramos un lugar donde por un año le dieron las terapias necesarias para que aprendiera a sentarse y a gatear, eso le ayudó mucho pero entonces sucedió otro milagro: mi hermana encontró a través de Facebook un grupo de mamás con hijos con Espína Bífida donde una de ellas recomendaba a un Terapista en la Cd. de México. Así que mi hermana viajó hasta allá y al examinar a la niña, entonces de casi 3 años, le dijo que había muchas posibilidades de que caminara sin necesidad de aparatos largos, pero antes debía hacerse una cirugía para desanclar la médula y que debía realizarse antes de los 3 años. Dios había enviado a mi hermana hasta ahí justo a tiempo. Y en mayo de 2010 le realizaron la cirugía. Le habían dicho que era posible que después de la operación retrocediera y no pudiera gatear, pero Dios hizo otro milagro: la operación fue todo un éxito, la dieron de alta antes de lo pensado y la niña nadamás se sintió bien y comenzó a gatear como si nada.

Cuarta lección: Dios utiliza personas para hacer milagros.

Ha pasado un año desde entonces, y mi sobrina, ya casi de 4 años ahora camina sola, sin necesidad de aparatos largos, está mejorando su postura al caminar y está lista para entrar al Kínder. Es una niña muy lista e inteligente. Cuando uno la ve no puede creer por todo lo que pasó pero sí podemos recordar los milagros que fue haciendo Dios en su vida.

Todavía falta mucho por recorrer, aún existen otros problemas a consecuencia de su lesión que se deben atender pero estamos seguros de que seguiremos viendo milagros y oraciones contestadas en ella.

Simplemente el verla tan llena de vida cuando practicamente la habían desahuciado, es el mayor milagro.

Quinta lección: Los milagros son para confirmar y madurar nuestra Fe.

Todos somos diferentes desde entonces, nuestra familia se unió más que nunca, hubo rencores olvidados y perdones otorgados, mi papá decidió bautizarse después de más de 30 años orando por él, mi mamá confirmó una vez más que Dios es un Dios que escucha y contesta las oraciones de sus hijos, mi hermana aprendió a confiar en Dios en medio de la adversidad y el dolor y yo aprendí que Dios todavía hace milagros.

De una cosas estoy segura, nuestro Señor Jesucristo realizó milagros completos cuando estuvo en esta tierra, no dejó a nadie a medias, así que no dejará a mi sobrina así, estoy segura de que Dios completará su obra y entonces, a su tiempo, podremos decir ¡Milagro, la niña está sana!

¡Mi Dios es el Dios de lo IMPOSIBLE!


Nota: si quieres información sobre el equipo médico que está atendiendo a muchos niños con Espína Bífida con excelentes resultados comunícate conmigo al correo electrónico de éste blog.

4 comentarios:

Azeneth dijo...

Gracias hermanilla por esta publicacion, gracias por sus oraciones!!

jocy dijo...

Q bonito es ver q todavia habemos gente q ve las cosas como milagros de Dios, en este mundo donde todo se le atribuye a la ciencia, q por supuesto tiene su merito, ya q es una herramienta q Dios mismo nos concedio, todo se le atribuye a la suerte, a la casualidad y al destino, o la mera perseverancia, yo tambien veo los milagros colaterales en base a esa Fe y Fidelidad, me han pasado cosas en la vida q han probado mi Fe en mil maneras, pero en vez de disminuirla, veo el amor de Dios y su infinita misericordia y compasion, ya q contribui a enredar mis caminos, pero Dios todos los dias me muestra la forma de seguir adelante y a pesar de mi entendimiento y razones humanas, El me muestra q esta en control, y q solo debo seguir mi camino y hacer lo q tengo q hacer pero siempre de Su mano... Doy Gracias a Dios por su milagro con esta nena, y comparto su alegria y agradecimiento...Un abrazo...JGL

Vivir la fe es posible ZPC dijo...

Gracias hermanita por ser un ejemplo de perseverancia, valentía y amor.

Vivir la fe es posible ZPC dijo...

Jocy, gracias por tu comentario, eso me motiva a seguir escribiendo para que otras personas también se encuentren con nuestro Señor y vivan la fe. Saludos y que Dios te bendiga grandemente.