Hoy oramos por:


Hoy oramos:

Dando GRACIAS a DIOS.

Por lo bueno que es Él y su máxima muestra de Amor a través de la Salvación que nos da en Su Hijo, porque nos da la oportunidad de conocerlo a través de la Fe y por la gloriosa Esperanza que tenemos de su próxima y gloriosa venida.

07 enero 2012

¡No sé qué hacer!

¿Alguna vez en tu vida te has topado con una situación inesperada o se te ha presentado un problema tan grande que de pronto ya no sabes qué hacer?

Hace días estaba leyendo mi Biblia y me encontré con este bello relato de 2 de Crónicas Capítulo 20 del cual extraje algunas ideas prácticas para mi vida espiritual que quiero compartir contigo en esta ocasión.

Josafat era rey de Judá; durante muchos años el país había disfrutado de paz pero de pronto algunos pueblos vecinos estaban planeando declararle la guerra. Alguien llegó al rey con la siguiente noticia: "Del otro lado del Mar Muerto y de Edom viene contra ti una gran multitud".


1. CONSULTA A DIOS.

Josafat se llenó de miedo, entonces "decidió consultar al SEÑOR y proclamó un ayuno en todo Judá".

2. COMPARTE TU PROBLEMA con los miembros de tu iglesia y ÚNANSE EN ORACIÓN.

Entonces llegaron de todas partes los habitantes de Judá y "En el templo del SEÑOR" Josafat y todo el pueblo "se congregaron para pedir juntos la ayuda del SEÑOR".

3. RECONOCE tu impotencia, SE HUMILDE y DEJA TU PROBLEMA en las manos de Dios.

Josafat y el pueblo sabían que la situación que estaban por enfrentar sobrepasaba su capacidad por eso le dijeron al SEÑOR: "Nosotros no podemos oponernos a esa gran multitud que viene a atacarnos. ¡No sabemos qué hacer! ¡En ti hemos puesto nuestra esperanza!

4. RECUERDA que DIOS SIEMPRE CONTESTA nuestra ORACIÓN.


5. NO TENGAS MIEDO porque DE DIOS ES LA BATALLA.

En ese momento de gran desesperación para Josafat, y su pueblo: hombres, mujeres y sus hijos, aún los más pequeños "El Espíritu del Señor vino sobre Jahaziel hijo de Zacarías y les habló diciendo: Así dice el SEÑOR: no tengan miedo, ni se acobarden cuando vean ese gran ejército porque la batalla no es de ustedes sino mía".

6. SAL y QUÉDATE EN TU PUESTO pero DEJA QUE DIOS ACTÚE.

Jahaziel continuó con el mensaje de Dios a su pueblo: "ustedes saldrán contra ellos, pero ustedes no tendrán que intervenir en la batalla. Simplemente quédense quietos en sus puestos, para que vean la salvación que el SEÑOR les dará".

7. NO TE ACOBARDES porque DIOS ESTÁ CONTIGO.

El ejército de Judá tendría que salir a la batalla y debían prepararse para enfrentar al gran ejército de Moab, por eso el SEÑOR a través de Jahaziel les animó: "¡no tengan miedo ni se acobarden! Salgan mañana contra ellos, porque yo, el SEÑOR, estaré con ustedes".

8. ALABA A DIOS por Sus Promesas.

Entonces Josafat, los sacerdotes y todos los habitantes de Judá "se postraron rostro en tierra y adoraron al SEÑOR... a voz en cuello".

9. CONFÍA EN DIOS aún antes de ver milagros, CONFÍA EN SUS PROFETAS y tendrás éxito.

Al día siguiente por la madrugada, el ejército de Judá con su rey al frente comenzaron a marchar hacia el campo de batalla y mientras iban avanzando, Josafat se detuvo y les dijo: "Confíen en el SEÑOR, y serán librados! ¡Confíen en sus profetas, y tendrán éxito!"

10. CANTA y ALABA a Dios y entonces COMENZARÁ la VICTORIA que te prometió.

Todavía no se enfrentaban con el enemigo, aún iban marchando pero entonces "Josafat designó a los que irían al frente del ejército para cantar al SEÑOR y alabar el esplendor de su santidad con el cántico: Den gracias al SEÑOR; su gran amor perdura para siempre". "Tan pronto como comenzaron a entonar este cántico de alabanza, el SEÑOR puso emboscadas contra los amonitas, los moabitas y los del monte de Seír que habían venido contra Judá, y los derrotó".

11. LA RECOMPENSA de la VICTORIA que Cristo te da es mucho mayor que el problema que enfrentas.

Dios les había dado la victoria, el ejército de Judá no había tenido que luchar pero sí le esperaba la recompensa de esa victoria. "Entonces Josafat y su gente fueron para apoderarse del botín, y encontraron muchas riquezas, vestiduras y joyas preciosas. Cada uno se apoderó de todo lo que quiso, hasta más no poder. Era tanto el botín, que tardaron tres días en recogerlo".

12. AGRADECE  a Dios en SU TEMPLO con GOZO.

Todos los de pueblo de Judá, con Josafat a la cabeza, regresaron a Jerusalén llenos de gozo por lo que Dios había hecho por ellos. "Al llegar, entraron en el templo del SEÑOR al son de arpas, liras y trompetas.

13. COMPARTE con otros los milagros que Dios te da, TESTIFICA del poder de tu Dios.

"Al oír las naciones de la tierra cómo el SEÑOR había peleado contra los enemigos de Israel, el temor de Dios se apoderó de ellas. Por lo tanto, el reinado de Josafat disfrutó de tranquilidad, y Dios le dio paz por todas partes".




¿Qué tan grande es tu problema? ¿No sabes qué hacer?

"No tengan miedo ni se acobarden cuando vean ese gran ejército, porque la batalla no es de ustedes sino mía"
"Ustedes no tendrán que intervenir en esta batalla. Simplemente, quédense quietos en sus puestos, para que vean la salvación que el SEÑOR les dará"
2 Crónicas 20:15 y 17

No hay comentarios: