Hoy oramos por:


Hoy oramos:

Dando GRACIAS a DIOS.

Por lo bueno que es Él y su máxima muestra de Amor a través de la Salvación que nos da en Su Hijo, porque nos da la oportunidad de conocerlo a través de la Fe y por la gloriosa Esperanza que tenemos de su próxima y gloriosa venida.

16 marzo 2014

Esperando un final...pero no para siempre

Aquí estoy, en una tarde nublada y con viento, sola en un cuarto de la casa de mis papás, el cuarto que fue mío por todos los años que estuve en casa. Estoy acomodando las cosas, limpiando y arreglando todo para recibir a mi mamá en casa después de dos semana en un sanatorio. Es tan difícil estar aquí con ese cometido, porque sé que dentro de poco estaré guardando muchas de sus cosas para siempre.

Cada cosa que llega a mis manos me hace llorar, me toca decidir si se guardarán o se tirarán. Casi todo es de ella, sus libros y revistas cristianas, muchas revistas para obra misionera. Una bolsa con los patrones de la ropa que nos hacía de niñas, bolsitas llenas de credenciales ya vencidas guardadas como recuerdo, moños y prendedores de nuestra niñez, las flores de nuestras graduaciones, cajones llenos de telas y suéteres de muchos años que seguramente guardó para un día hacerlos colchitas; hace mucho que ya no las hacía, el tiempo pasó tan pronto que quedaron inconclusos tantos planes y proyectos.

Tomo algunas cosas y mi primera intención es guardarlas, por si acaso ella las necesitara, pero no...ya no las necesitará, hay que tirarlas. Hoy en la mañana le dije que iba a recoger el cuarto y que iba a tener que sacar varias cosas, ella sólo asintió y dijo: "ya qué".

Esperamos que mañana regrese, pero ya no es la misma, su semblante es otro completamente, la enfermedad la ha acabado. La veo y me parece que es otra persona, seria, indiferente, sin hablar ni reflejar ningún sentir, opaca, su mirada perdida y apenas logra estructurar algunas frases. Definitivamente no es mi mamá. La mujer que estaba llena de vida, de fe, de esperanza, ahora está muerta en vida.

La depresión la ha acabado más que la misma enfermedad, su mente no coordina, se ha desconectado del mundo y por consiguiente de nosotros, su familia.

Anoche le leía: "Los nervios del cerebro que relacionan todo el organismo entre sí, son el único medio por el cual el cielo puede comunicarse con el hombre, y afectan su vida más íntima...Satanás se regocija al ver cómo la familia humana se hunde cada vez más en el sufrimiento y la miseria...Con la mente servimos al Señor. La cabeza es la capital del cuerpo. Satanás triunfa en la funesta obra que realiza haciendo que la familia humana se complazca en hábitos que hacen que sus miembros se destruyan a sí mismos y unos a otros. Por este medio despoja a Dios del servicio que le es debido". Consejos para la Iglesia 182.

Después de mucho orar con ella, por fin pudo lograr estructurar una oración a Dios permitiendo que el Espíritu Santo pudiera entrar y hacer Su obra y entonces se sintió un poco mejor, un poco más aliviada.

No sé cuál será la voluntad de Dios para ella, pero lo que sí sé es que no dejará que Satanás la lleve al sepulcro sin fe, como si todos estas décadas siendo sierva de Dios no sirvieran de nada. El lunes pasado no permitió que muriera, estoy segura que todavía no es el momento, hasta que nuevamente pueda ella escuchar la voz del Espíritu Santo.

¡Si pudiéramos ver las batallas que ocurren en el mundo invisible, entenderíamos tantas cosas! pues creo, que así como Satanás reclamaba el cuerpo de Moisés cuando Dios vino a llevarlo al Cielo, así está reclamando a mi mamá, pero ni Dios ni todos nosotros con nuestras oraciones vamos a permitir que la lleve a la muerte sin que antes haya renovado su relación con el Dios en quien siempre ella ha creído y al que sirvió por muchos años.

Escribo porque de alguna manera puedo desahogar mi alma...
Por favor OREN POR MI MAMÁ, PARA QUE SU FE SE RENUEVE y tenga tiempo de descansar diciendo como Job: "Yo sé que mi Redentor vive, y al final se levantará sobre el polvo. Y después de deshecha mi piel, aun en mi carne veré a Dios; al cual yo mismo contemplaré, y a quien mis ojos verán y no los de otro. ¡Desfallece mi corazón dentro de mí!". Job 19:25-27

No hay comentarios: